CONCENTRACIÓN

Concentración, atención, contemplación, ¿podrían estas palabras ser la clave para vivir victoriosamente en una era de caos e incertidumbre?

Cada vez más, estoy aprendiendo que la respuesta es “sí”. Donde enfoco mi mente y concentro mi atención afecta en gran medida si percibo o no la presencia del Señor y, por lo tanto, si tengo o no Su paz y gozo. De hecho, la promesa de Dios de paz y seguridad está condicionada al enfoque de nuestras mentes.

      ¡Tú guardarás en perfecta paz a todos los que confían en ti;
a todos los que concentran en ti sus pensamientos! {Isaías 26:3, NTV}

Al SEÑOR he puesto continuamente delante de mí;
Porque está a mi diestra, permaneceré firme. {Salmo 16:8, NVI}

 Y corramos con perseverancia la carrera que Dios nos ha puesto por delante.
Esto lo hacemos al fijar la mirada en Jesús, {Hebreos 12:1b-2a, NTV}

Sin embargo, en nuestro día y hora, es difícil mantener nuestros ojos en algo por mucho tiempo. Vivimos en la era de la distracción y capacidad limitada de atención. Vivimos en la era de la información, donde somos bombardeados por nuevos “hechos” y datos cada día. Vivimos en la era de la búsqueda de emociones, donde si algo no es nuevo y diferente, entonces pasamos a otra cosa. Vivimos con nuestros teléfonos inteligentes a nuestro lado con notificaciones casi constantes que traen consigo el “miedo a perdernos de algo”. Claramente, nuestras mentes están entrenadas para no enfocarse y concentrarse, sino para rebotar de una cosa a otra.

Oswald Chambers, en su clásico devocional En pos de lo supremo, que fue escrito mucho antes de nuestra era, todavía identifica el desafío que enfrentamos al contemplar al Señor y concentrarnos en Él:

La regla más importante es que nos concentremos en mantener nuestras vidas abiertas a Dios … el ajetreo de las cosas oscurece nuestra concentración en Dios. Debemos mantener una posición de contemplarlo … Nunca permitas que un estilo de vida apresurado perturbe la relación de permanecer en Él … esta es la disciplina más severa de la vida de un cristiano.

{Día 23 de enero de su devocional}

Bien, ahora podríamos estar de acuerdo en que esta disciplina de la concentración es crucial, pero ¿cómo comenzamos a practicarla y a disfrutar las bendiciones que Dios nos brinda por medio de ella?

  1. Comienza con la gran visión de Jesús. Él quiere ser uno con nosotros en nuestra experiencia y en nuestra vida cotidiana, no solo en nuestras creencias mentales. Pablo llamó a esta unidad con Cristo la “esperanza de gloria” (Colosenses 1:27). Así que esto no es disciplina simplemente por tener disciplina, sino por disfrutar a Cristo, obtener fuerzas en Él, y vivir por encima de las circunstancias del mundo.

  2. Empieza con algo pequeño. Dedica un tiempo todos los días para concentrarte intencionalmente en Él. Esto es diferente de leer las Escrituras (que pueden incluir sobrecarga de información a veces) pero es más parecido a meditar (es decir, concentrarse) en una verdad o aspecto del carácter de Dios. Durante 30 segundos, trate de mantener su mente enfocada solo en esta verdad. A veces es útil tener una palabra, frase o versículo para repetir en tu mente. Por ejemplo, podrías decir lentamente la palabra “permanecer” o “confiar” o “regocijarse” una y otra vez en tu mente. Esto da tiempo para que la verdad en tu mente afecte tu corazón, para que comiences a llenarlo con el conocimiento de Dios por medio de la experiencia (Colosenses 1: 9-10). Sigue regresando a esta palabra durante todo el día.

  3. Pon límites a tu disponibilidad. La verdad es que no somos indispensables, no siempre somos necesarios y no estamos diseñados para estar disponibles 24/7. Dios nos creó para dormir y nos ordena que practiquemos la quietud para conocerlo (Salmo 46:10). Tómate un descanso de la tecnología, la televisión, Internet e incluso de tu familia y amigos. Está bien … Jesús lo hizo y nosotros también debemos hacerlo (Marcos 1:35).

  4. Responde, no reacciones. ¡Es más fácil actuar como cristiano que reaccionar como tal! Entonces, cuando llega un desafío, recibes malas noticias, alguien te interrumpe, o “suceden las cosas de la vida” … haz una pausa y haz una oración muy corta o repite tu palabra, frase o versículo “de meditación” para concentrarte en Cristo con el objetivo de ver esta situación a través del lente del amor y el señorío de Cristo. Luego, reacciona como si Jesús estuviera a cargo (¡Él lo está!), Como si Él te amara (¡Él lo hace!), y como que Él tiene un plan imparable (¡es cierto!).

Finalmente, nuestra naturaleza pecaminosa, Satanás y el mundo pueden poner pensamientos en nuestras cabezas, ¡pero podemos elegir en qué nos enfocamos! ¿Te acuerdas de Pedro?, él estaba caminando sobre el agua hasta que quitó sus ojos de Cristo y comenzó a enfocarse en las olas (Mateo 14: 21-31).

¡Cristianos, estamos destinados a caminar con Jesús y a seguirlo, así que pon tus ojos en Él y avanza con fe!

About Matt Evans

Matt Evans hand lifted at Rock Bridge Community Church_res (4)

Matt Evans is the Founding and Lead Pastor of Rock Bridge Community Church in Dalton, Georgia. Matt and his wife, Beth, grew up in the Dalton area and saw the need for a church that would reach the lost, broken, de-churched, and spiritually wounded. 

Leave a Comment




This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.